¿Qué necesitas para ser altamente productivo?

Supongo que a veces tienes la sensación que no eres suficientemente efectivo, que podrías rendir más pero el día a día no te deja.

Hay muchos factores que pueden aumentar tu productividad, pero lo determinante es el pensamiento que hagas de tus acciones y de tu mentalidad para afrontarlas.

El éxito en gran medida depende de un mismo. Por lo tanto, ¿qué hacen las personas para tenerlo?

Parece que las personas más exitosas lo tienen todo bajo control, gestionan su tiempo y su vida laboral de forma equilibrada, no procastinan nunca, etc., pero es la mentalidad productiva, la que lo determina todo.

Y esta mentalidad productiva, pues, ¿qué es?

Es la que analiza la forma de pensar y actuar, la que implementa nuevos hábitos y hace de ellos, costumbres.

Hay 5 factores que hace posible la “mentalidad productiva”:

  1. Control: Tener claro que el éxito o fracaso es propio de tu esfuerzo y de tus habilidades. Tu percepción es fruto de tus creencias y experiencias. Nada tienes que dejar al destino y a la suerte porque si no depende de tú, te podrá crear una sensación de inseguridad, de frustración, de depresión.
  1. Entendimiento: Tienes que ser capaz de ser consciente de tus actos y los que los motiva, conocer el porqué de tus decisiones y saber en todo momento tus carencias para intentar superarlas.
  1. Responsabilidad: Tú eres el único responsable del éxito, de tus actos y tus acciones. El orgullo no te aportará nada y asumir el fracaso e intentar superarlo será cuestión tuya.
  1. Hábitos: Si eres consciente de lo que quieres y adonde quieres llegar, tienes que analizar tus costumbres y hábitos e intentar construirlos en base al objetivo. Elimina los hábitos que sólo se sustentan porque “se han hecho toda la vida”.
  1. Aceptación: Es importante que nuestra mente conozca y acepte nuestros puntos fuertes y débiles, para potenciar los que nos aporta fortaleza e intentar minimizar los de debilidad. No se trata de ser una persona diferente (imposible de conseguirlo), si no tienes que potenciar tus cosas positivas que todos tenemos y que pueden aprovecharse para ser más productivos.

En definitiva, tienes que conocerte y aceptarte tal como eres. Explora tu personalidad. Crea objetivos según tus capacidades, tus habilidades, tus intereses, tus puntos fuertes y propósitos. Elimina de tu mente las acciones circunstanciales, defectos, estados de ánimos y caprichos.

Analogía Comunicación Digital
Terrassa, 3 de septiembre de 2018

Artículos Recientes

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.