Primero formar a las personas, después transformar la empresa.

La Transformación Digital se ha convertido en las empresas en una necesidad. En la mayoría de los casos se piensa que aplicando las nuevas tecnologías será suficiente para realizar el cambio. Bajo nuestro punto de vista, un error. Será imprescindible iniciar el proceso con la formación de las personas que componen la organización.

Tenemos que reafirmar la visión de futuro y el sentido estratégico incorporando la innovación y creatividad. Hay que empezar a pensar que la tecnología nos servirá para dar ese salto de calidad y eficiencia que nuestros clientes nos exigirán, pero antes los integrantes de la empresa deberán estar formados y preparados para encarar la Transformación Digital.

Un nuevo ERP, CRM, página web, presencia en redes sociales, comunicación vía newsletters, análisis de estadísticas, mejoras en la imagen corporativa, cambios en la atención al cliente, serán algunos de los factores clave en la nueva etapa de transformación digital. Todos estos aspectos  no serán efectivos sin la verdadera implicación de las personas que integran la empresa y éstas, en muchas ocasiones, necesitan información y formación para adecuar sus conocimientos a la nueva era.

Por estos motivos, la primera transformación, la más importante y difícil es la de las personas, tanto de las que dirigen como del resto de los empleados. Se requiere formación en las competencias digitales que existen en la actualidad y que constantemente van evolucionando y por ese motivo necesitan de una actualización constante de conocimientos.

Se necesitarán personas abiertas al cambio, que estén dispuestas a salir de la “zona de confort”, que quieran superarse, adquirir nuevos conocimientos, evolucionar como profesionales e implicarse en la nueva organización de una manera activa y con total disponibilidad. Conocer cuáles son los puntos fuertes y débiles de nuestra vertiente personal y profesional nos hará tener una idea de los ámbitos de actuación y mejora.

El cambio en las empresas es inevitable, hay que empezar a tomar decisiones planificadas estratégicamente sin miedo al fracaso. Es necesario trabajar en equipo generando gran capacidad de comunicación para liderar la Transformación Digital. Todas las opiniones deben tomarse en cuenta. Nadie es lo suficientemente bueno en todos los campos. Es el momento que el jefe pase a ser el líder.

La Transformación Digital no es el fin, es el medio por el cual las empresas deberán adaptarse a la nueva era y evolucionar para ser más competitivas, eficaces, rentables y capaces para generar valor añadido a la sociedad cada vez más tecnificada y exigente.

Analogía Comunicación Digital

Terrassa, 10 de octubre de 2018

Artículos Recientes

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.