7 Enfoques erróneos de la Transformación Digital

En muchas ocasiones, los conceptos nuevos en el mundo empresarial tienden a dispersarse y a confundirse en el momento de su aplicación.

La Transformación Digital no es una excepción. Últimamente, la necesidad de iniciar un proceso de cambio imprescindible, crea a la hora de su implementación una serie de dudas que pueden producir miedo y por consiguiente paralización y frustración ante los procesos de mejora.

Quisiera dar una pincelada para concretar algunos aspectos de la Transformación Digital que harán mucho más fácil el planteamiento inicial y permitirá visualizar claramente los objetivos necesarios para obtener una estrategia adecuada.

Los siete enfoques erróneos son:

  • El liderazgo del cambio se puede delegar. Imposible de hacerlo si se quiere tener éxito. La punta de lanza tiene que estar liderada siempre por el CEO, Director General o Gerente, ya que sin su implicación o compromiso la Transformación Digital no podrá materializarse. No olvidemos que también será imprescindible la participación de toda la organización.
  • Todo lo que no sea digital, sobra. En las empresas un pilar imprescindible son las personas con lo que no sólo el cambio viene de lo digital. Hay un proceso de cultura empresarial que implica la incorporación de lo digital sin perder de vista los valores y la cultura de la organización. No todo lo tradicional se tiene que cambiar. Gran parte de los procesos anteriores hay que mantenerlos, solo necesitan revisión y mejora.
  • Si elegimos la tecnología adecuada, el éxito está garantizado. Si las personas vinculadas al cambio no son capaces de evolucionar hacia éste, será imposible que la tecnología funcione. La transformación digital va de personas que se sirven de tecnología para mejorar. Por mucho que utilicemos herramientas digitales, si a la hora de fidelizar a un cliente no se pone el foco en éste, ni se establece una relación humana, difícilmente se obtendrá el objetivo.
  • Con las mejoras, nos sobrará personal. La introducción de tecnología permite incrementar la eficacia y la productividad, entre otros aspectos, y por extensión, en la mayoría de los casos se hace necesaria las personas que implementen día a día estos nuevos procesos. La empresa necesita personal y si la digitalización permite una mayor actividad, ésta generará un mayor beneficio. El bucle, más productividad, más beneficio, por lo tanto será imprescindible.
  • Es solo para las nuevas generaciones. En cualquier empresa, su patrimonio debe combinarse con la experiencia de las personas que llevan mucho tiempo junto con la savia nueva de los jóvenes. Renunciar a una de ellas, lleva al fracaso. La Transformación Digital no es una excepción. Cada integrante de la organización tendrá su adaptación. Quizás los más veteranos necesitaran formación y los jóvenes tendrán que impregnarse de la cultura empresarial.
  • El marketing online lo es todo. Con una buena web y una presencia en las redes sociales no es suficiente. La Transformación Digital va más allá e implica cambios en los modelos de negocio y nuevas visiones que provocan la salida de la zona de confort de la organización.
  • Es necesaria una gran inversión. En la mayoría de los casos es totalmente falso. La implementación paulatina de los procesos de mejora hacen totalmente viable la Transformación Digital en lo que hace referencia al tema económico. La mayor eficacia sostenida en el tiempo hace incrementar los recursos disponibles y por lo tanto destinar parte de éstos a las mejoras constantes que se requieren para el cambio. No hacerlo supone dejar de estar en el mercado.

Seguro que hay muchos más. Éstos son los que considero más importantes para iniciar el proceso de análisis en cualquier empresa que se esté planteando la Transformación Digital.

 

Analogía Comunicación Digital

Terrassa, 12 de junio de 2018

Artículos Recientes

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.