Adaptarse al cambio. ¿Cómo?

Estamos viviendo unas semanas con una situación que nunca nos hubiéramos imaginado que sucediese. Pero la realidad es la que es y no tenemos otro remedio que afrontarla y adaptarnos a los cambios que si o si deberemos realizar.

El mundo de la empresa no está excluido de este nuevo escenario y ahora más que nunca es necesario trabajar en el nuevo contexto, en una nueva realidad que permita afrontar nuevos retos para garantizar la continuidad de la actividad y por lo tanto, de la empresa.

No es una situación que implique aplicar solo un cambio temporal, sino que debe ser profundo y duradero en el tiempo.  Una transformación mayoritariamente CULTURAL.

Pero este cambio, ¿cómo debe de ser?  A continuación exponemos cinco indicaciones que caracterizaran, según nuestra opinión, las futuras empresas de éxito:

  1. Ser capaces de actuar rápido: Las nuevas situaciones requerirán ser rápidos a la hora de diseñar nuevos productos y servicios. Esta adaptabilidad permitirá que la ventaja competitiva no sea el tamaño de la empresa, sino la capacidad de realizar cualquier cambio que el mercado requiera. Reducir jerarquía, facilitar la toma de decisiones, trabajar con creatividad, orientar liderazgos, establecer responsabilidades. Crear, testear, poner en el mercado, evaluar, modificar…
  2. Orientar a lo digital: Las personas de la organización deben entender las tecnologías incorporando nuevas capacidades, compartiendo conocimiento, trabajando en equipo y en muchas ocasiones, en remoto. Los datos deben convertirse en un aliado para aumentar la productividad. Hay que estar al tanto de las nuevas tecnologías y nuevos modelos de negocios.
  3. Saber navegar en un entorno inestable: Hay que estar preparados para cambios frecuentes, rápidos e incluso inesperados y adaptarse al momento. Es necesario poder gestionar, sin dejar de actuar, sin parar. Fomentar la iniciativa, la creatividad y permitir desarrollar el talento serán piezas clave para conseguir el éxito. Utilizar el teletrabajo en su máxima expresión, promover equipos multidisciplinares, huir de las estructuras jerárquicas y controladoras.
  4. Abrir las mentes, ser creativos: Hacer partícipes a toda la organización en la detección de nuevas oportunidades de mejora. Colaborar, buscar alianzas o probar nuevos sistemas de trabajo son algunos de los ejemplos clave. La colaboración permitirá ser mucho más eficaces, junto a la constante exploración permitirá enfocar nuevas soluciones y valorar alternativas iguales o más eficaces que las anteriores. Hay que buscar nuevas formas de colaboración interna, mucha más sinergia, mucho más conocimiento compartido.
  5. Ser éticos: Establecer una manera de hacer que nos permita tener como ventaja competitiva unos valores que sean apreciados por la personas que integran la empresa, los clientes, los proveedores, la sociedad en general.  Claridad, transparencia, compartir la situación irá en beneficio de nuestra reputación y nos aportará tranquilidad.

Es el momento de valorar esta situación y ver LAS OPORTUNIDADES que se nos han abierto. Este es el momento para el CAMBIO.  No hay que demorarlo, hay que empezar a caminar, a actuar, a poner primeras piedras que consoliden una nueva etapa en nuestra empresa.

Analogía Comunicación Digital
Terrassa, 15 de abril de 2020

Artículos Recientes

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.