Ejecutivo permanentemente ocupado

Últimamente me estoy encontrando con directiv@s de empresas que están permanentemente ocupad@s. Analizando la situación de cada un@, dentro de lo posible, observo que esta falta de tiempo para atender el trabajo diario no está relacionada con el cargo, ni diría yo, con el volumen de tareas que realizan. O sea, no sé si me explico, va más por la tipología de persona que por las circunstancias en sí de la situación laboral.  Mayor responsabilidad no implica menos tiempo.

El estar permanentemente ocupado no solo implica no dar calidad a tu trabajo, sino que también puede implicar un problema de salud con la merma importante en el rendimiento, aunque en ocasiones, me parece que está de moda y te hace importante. Estas personas no dejan de trabajar pero siempre llevan retraso, cronificando de este modo la situación de ocupación.

Pero, ¿cuáles son las causas EXTERNAS que puede producir la permanente ocupación?

  • Exceso de tareas. / Falta de personal en el equipo de trabajo.
  • Mala organización empresarial.

Y ¿cuáles son las carencias INTERNAS de la persona? 

  • Falta de organización y planificación.
  • No saber y/o querer delegar.
  • No diferenciar entre lo IMPORTANTE y URGENTE.
  • Carencia de capacidad para establecer prioridades de manera correcta.
  • Inexistencia de hábitos sanos y productivos.
  • Obsesión por llenar el día de actividades y tareas.
  • No saber priorizar ni decir NO, a como mínimo “no ahora”.
  • No trabajar de manera inteligente.
  • Falta de priorización de las tareas.
  • Perderse en los detalles, no ir al grano, “enrollarse” por teléfono.
  • No saber llevar una agenda.
  • Posponer muy a menudo (procrastinación).
  • No tener tiempo para formación y reciclaje.
  • Falta de conocimiento de herramientas tecnológicas.
  • Imposibilidad para parar, analizar, corregir y mejorar.

¿Qué implica estar permanentemente ocupado?

  • Ser menos productivo.
  • Falta de efectividad.
  • No dar el servicio adecuado.
  • No cerrar temas. Siempre tiene más asuntos abiertos de la cuenta.
  • Ir siempre a remolque.
  • Insatisfacción personal, afectando a la salud.
  • Tener que justificar siempre la situación.
  • Deteriorar la imagen profesional.
  • Perder nuevas oportunidades.
  • No disfrutar del trabajo.
  • Limitarse la promoción en la empresa.
  • Reducir los conocimientos por falta de actualización.

Y ¿qué comportamientos observo contradictorios?

  • Siempre tienen tiempo para ell@s.
  • No son estrictos en su horario de trabajo. Parece que no tienen hora de entrada, pero siempre tienen hora de salida.

Como decía Sócrates: “Cuidado con la esterilidad de una vida ocupada”.

 

Analogia Comunicación Digital
Terrassa, 11 de febrero de 2021

Artículos Recientes

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.